Lo bueno es enemigo de lo mejor